El Ejercicio del 27 de junio de 2016

El Ejercicio del 27 de junio de 2016

Esta meditación refuerza la afirmación que dice: “Opto por incrementar mi enfoque en apreciación y auto reconocimiento”. Es para descubrir imágenes e ideas ocultas en nuestro espíritu que son mensajes que debemos tener en cuenta para meditar sobre ellos. Es una meditación totalmente abierta, lo  que significa que puede venirse a nuestra mente cualquier cosa, así que habrá que prestar mucha  atención.

  1. Preparativos: busca un lugar tranquilo en el que puedas estar con la luz apagada. Si lo deseas puedes encender una vela, una barrita de incienso y/o poner música clásica o espiritual. Debes estar en la posición del loto, o al menos sentado con las piernas cruzadas y la espalda recta. Para estos casos suele venir muy bien sentarse en un cojín en el suelo. Pon los brazos descansando sobre las  piernas cruzadas, en la típica posición de meditación.
  2. Relajación: para relajarte realiza siete respiraciones profundas y escucha los latidos de tu corazón.
  3. Visualizándote: es el momento de comenzar a meditar. Empieza visualizándote en posición de meditación en la que estás. Dedícate un tiempo a sentir toda la fuerza y poder que emana de ti en esa postura.
  4. El triángulo de luz: pasados unos minutos de visualizarte, comienza a imaginar como un rayo de luz dorada que baja desde el cielo forma un triángulo equilátero a tu alrededor siguiendo la  dirección de las agujas del reloj.  Ese triángulo emite una gran luz espiritual con llamas doradas y tú debes quedar dentro de él.  A continuación siente el poder del triángulo y cómo este refuerza el tuyo.
  5. El punto de luz mental cuando te sientas preparado visualiza un punto de luz violeta en tu mente. Imagina que ese punto de luz es una bola brillante y potente, que emite infinitos rayos hacia todas partes. Entonces es en ese momento cuando debes decir mentalmente YO SOY EL OJO QUE  TODO LO VE.

6. El ojo que todo lo ve: cuando lo hayas dicho mantén tu mente en blanco a la espera de ver  cuáles son las primeras imágenes que aparecen. Presta mucha atención a todo lo que vaya apareciendo y ve meditando, reflexionado sobre ellas, pues son mensajes que te envía tu espíritu para que las tengas en cuenta. Cuando creas conveniente terminar, expande la bola violeta brillante a todo tu cuerpo y deshaz lentamente el triángulo de luz dorada. Después realiza siete  respiraciones profundas y abre los ojos.

Fuente Ada Addais / Wicca Reencarnada

Post Comment